domingo, marzo 24, 2013

Damas y Caballeros: el significante


La ilustración que Lacan propone a cambio de la tradicional saussuriana –aquella de la palabra “árbol” sobre el dibujo árbol— es la de las palabras “caballeros” y “damas” sobre dos puertas idénticas. Estas palabras no designan de modo nominalista a un conjunto de hombres y a un conjunto de mujeres, respectivamente; sino a los baños públicos. De este modo, existe un uso de ciertas palabras de la lengua, aceptado y convencional, que sin embargo no designa lo que la convencionalidad de la lengua y la de sus diccionarios admite.  Para que “caballeros” designe un urinario público, debe estar al lado de “damas”, pero también debajo de dos puertas idénticas. Es como si la uniformidad de las puertas reforzara el hecho según el cual solo la diferencia entre esas dos palabras permite la “precipitación de sentido inesperado” (467) que hace que “caballeros” signifique baño de hombres.














Entonces, más allá de la arbitrariedad de la relación entre el significante y el significado, es solo la diferencialidad –la pura negatividad según la cual un término es lo que no es el otro en una relación—, lo que permite la significación. Es verdad que la arbitrariedad del signo implica una superación moderna que permite el reconocimiento según el cual la ausencia de motivación entre el significante y significado amplía los horizontes del lenguaje humano. (Si hubiera motivación entre esos funtivos no habría posibilidad de hablar, por ejemplo, de hechos del pasado o del futuro). Pero solo a partir de la superación de la nominación arbitraria, la pura arbitrariedad, el puro vínculo vacío o, como se diría en forma lacaniana, “la relación de la no relación” entre el significante y el significado es lo que permite ese sentido inesperado y novedoso.

Esto permite entender por qué Lacan dejará de lado la relación saussuriana de los significantes con los significados y basara su primera teoría del inconsciente estructurado como un lenguaje a partir de la pura relación entre los significantes. El significado, en todo caso, siempre será un cierto efecto de sentido “más allá”, a veces sorprendente, nunca fijo y siempre en desplazamiento.

Bibliografía

Lacan, Jacques. "La instancia de la letra en el insconsciente o la  razón desde Freud", en: Escritos 2. México, Siglo XXI, 2009.


Publicar un comentario