viernes, marzo 18, 2011

Más apuntes de la segunda conferencia de Slavoj Zizek en Lima

5. Hegel: La necesidad de la contingencia. Ella se cumple a través de esta. La necesidad es en sí misma contingente.

Zizek planteó que en el análisis histórico de Hegel la necesidad de los hechos se ve mediada por la contingencia. Este planteamiento subvierte la lógica modal. En la teoría de los mundos posibles, lo necesario es aquello que resulta verdadero en todos los mundos relacionados dentro de una configuración. Por su parte, lo contingente es aquello que resulta verdadero en por lo menos un mundo posible considerado y falso en por lo menos otro.

Sostener que la contingencia es la mediación a través de la cual deviene para nosotros la necesidad es añadir el tiempo y, específicamente, la retroacción como operador lógico. Esto es así porque solo por medio de la consideración del tiempo retroactivo puede afirmarse que lo que era contingente se convertirá luego en necesario.


6. La “astucia de la razón” de Hegel no es teleológica. La razón se halla retroactivamente. Relación con el S1: sorprende al final, da sentido.

Solo a través de esta retroacción puede plantearse la ausencia de teleología en el pensamiento de Hegel. Así, la razón que “astutamente” opera en la historia es en realidad el resultado retrospectivo de atribuirle un sentido al proceso histórico considerado. Puso el ejemplo de Cayo Julio César, cuyo afán de poder fue considerado completamente fuera de la historia. Luego de su muerte devino la instalación de los césares como una necesidad histórica. En retroacción, podemos postular que el contingente deseo de César por el poder absoluto es el camino hacia la necesidad de los césares como detentadores del poder absoluto.

Entonces, la intervención del tiempo en las modalidades lógicas (en este caso, la necesidad y la contingencia) es relacionada con el Significante Amo o S1. Desde la perspectiva lacaniana, dicho significante es el que articula la totalidad, a la manera del nombre de una clase que les da cohesión a todos los casos de un tipo. Ahora bien, el hecho de que la intervención de este significante sea retroactiva debe llevarnos a considerar el carácter virtual de esta nominación y de la articulación que administra: su intervención no modifica nada en lo real, pero después de ella todo es completamente diferente.


7. Tiburón de Spilberg: diversas interpretaciones alegóricas. Significado último: metáfora de la inconsistencia; un solo miedo condensado.

Para ilustrar esta totalización a partir del S1 desarrollo su conocido ejemplo cinematográfico. Sostuvo que sobre la película Tiburón de Spilberg existían varias interpretaciones: la interpretación crítica según la cual Spilberg era un conservador que representaba a la población norteamericana como amenazada por los migrantes extranjeros que venían desde otras latitudes a destruir el modo de vida americano. Pero contó que a Fidel Castro esta película le gustaba precisamente por lo contrario, porque en ella se mostraba como el ciudadano promedio era atacado por el capitalismo devorador.

Detrás de todos estos significados atribuidos, el significado último se encuentra en que una sola presencia se convierte en la metáfora de todas las inconsistencias amenazantes. La función del tiburón es condensar en un solo miedo todos los miedos que las diversas inconsistencias perpetran contra los sujetos sociales. Es como la figura del judío para el nazi, la que condensa todos los temores a todas las inconsistencias que atacan la estabilidad.


8. Las posibilidades no están canceladas cuando la actualidad sucede. Son como un espectro que ronda.

Plateó luego una proporción analógica en Hegel: la misma ligazón entre lo contingente y lo necesario, podemos encontrarla entre la posibilidad y la actualización. (Contingencia : necesidad :: posibilidad : actualización).

Cuando un hecho deviene o adviene puede plantearse que se actualiza en la historia; sin embargo, las otras posibilidades quedan rondando amenazadoras, como espectros; son los mundos posibles alternativos que giran en torno de los hechos actualizados y dejan su sombra sobre ellos.

Planteó que existe la paradoja según la cual, en algunas circunstancias, la posibilidad es más actual que los hechos actuales. Incluso ocurre que algunos hechos son actuales solo como posibles. Propuso el ejemplo de la autoridad paterna que no debe ejercerse para que tenga vigencia. Otro ejemplo es el panóptico en el que cada habitante “puede estar siendo mirado” desde un observatorio opaco; esto resulta más aterrador que observar a alguien mirándonos.

En este contexto pregunté a Zizek si él creía que esa era la modalidad de existencia del objeto a lacaniano: actual como potencial. Dijo que estaba de acuerdo y añadió, con su estilo massmediático, que dicho objeto es como el revés de los vampiros, que no se ven en los espejos; por el contrario, el objeto a es puramente virtual accesible solo a través de la imagen especular. Sostuvo además que esta manera de entender lo virtual como potencialidad actualizada es de Guilles Deleuze.

Eso debo investigarlo.


Publicar un comentario