jueves, junio 24, 2010

Modos de existencia en la Semiótica



Continuando con los temas relacionados con la teoría de las modalidades, hoy en clase veremos la versión de la semiótica. A continuación les presento algunos apuntes sobre las modalidades de presencia que, como verán es una elección epistemológica para reducir el problema que abordamos al modo de presentarse los fenómenos del discurso. Se trata de un conjunto de citas textuales de Semiótica del discurso de Fontanille mezcladas con brevísimos comentarios míos.

• Sostiene que Peirce habría hecho de las modalidades de existencia un componente central de su método de análisis de la significación. Sin embargo, a partir de ello produce una “una multiplicación exponencial de tipos y subtipos de signos” (59).

• En consecuencia, para evitar esta extravagancia, dice lo siguiente: “proponemos afectar la distinción de los modos de existencia a una y sólo una categoría: la presencia. De esta forma, los modos de existencia de la significación (cuestión general de la epistemología) se convierten en modos de existencia en el discurso, en modalidades de la presencia en el discurso” (59).

• Pone un ejemplo de análisis; a partir de la antonomasia Este es un Maquiavelo. [Antonomasia: Sinécdoque que consiste en poner el nombre apelativo por el propio, o el propio por el apelativo; p. ej., el Apóstol, por San Pablo; un Nerón, por un hombre cruel.] Plantea:

• “El personaje Maquiavelo está actualizado pero no realizado, porque la referencia enfocada por la predicación concierne a otro actor” (59). Se trata de un contraste con respecto del político de quien se diría esta antonomasia y que aquí cobra realización a partir del deíctico “este”. Dicho político, entonces, representado por “Este” se encuentra realizado.

• Lo virtual estaría compuesto de “el conjunto de los actores que puede responder a esta definición”. Lo potencial correspondería al “esquema de comportamiento que implica y que caracteriza la categoría” (59). Es, en este caso, una especie de archivo coherente de posibilidades de comportamiento “a lo Maquiavelo”.

• Una sentencia, en consecuencia, moviliza, como diversos fantasmas, todas las modalidades que gravitan en torno de su actualización.

• Por otro lado, las modalidades aquí expuestas son “de la presencia en el discurso”; es decir, son diversos grados de participación, en un discurso concreto (que aquí es una antonomasia) de las diversas presencias implicadas:

• Los individuos que podrían cumplir con esas características son virtuales; las características implícitas, que son como una especia de bagaje o batería circunscripta de posibilidades de acción, son potenciales.

• En el capítulo IV, propone una descripción de los modos de existencia sobre la base de su relación con el campo del discurso. En consecuencia, “fuera del campo” es lo virtual, en el “centro del campo” lo realizado.

• Por otra parte, en el pasaje de la frontera tenemos, desde lo virtual hacia lo realizado, el modo actualizado; desde lo realizado a lo virtualizado, el modo potencializado.

• Cabe destacar, entonces, una diferencia entre lo “virtual” y lo “virtualizado”. Cómo lo explica. Así: el primero se refiere al punto de partida de las estructuras del sistema; entonces, “se parte del modo virtual, y, […] se alcanza el modo virtualizado” (238).

• “El modo virtual, en sentido propio, es el de las estructuras de un sistema subyacente, de una competencia formal disponible al momento de la producción del sentido” (238).

• “El modo virtualizado […] es el de las magnitudes que sirven de segundo plano al funcionamiento de las figuras del discurso: el acto semiótico consiste, entonces, en realizar una figura, en devolver otra al estado virtualizado, y en ponerlas en interacción, de manera tal que, al momento de la interpretación, el enunciatario sea conducido al ir y venir de una a otra” (239).